BLOG

¿Te estás cociendo en tu propio Avecrem?

March 14, 2021

Si te sientes en el día de la marmota y no consigues concretar nada a lo mejor tienes que pararte, respirar e identificar a los enemigos.

Los enemigos de la creatividad suelen ser dos fulanos internos llamados Rutina y Miedo.

Es posible que no haya nada más aburrido que plagiarse a uno mismo ¿Por qué a veces no podemos dejar de repetir la fórmula mágica que una vez nos funcionó? ¿Cómo podemos atraer ideas frescas y burbujeantes?

Paso uno: Darse cuenta.

Lo primero, habrá que hacer caso al gusanito interno que nos dice que si no tenemos ganas de trabajar o nos distraemos con una de pipas, es porque estamos más aburridos que una mona. A esto es a lo que llamamos “cocerte en tu propio Avecrem”.  Parece obvio pero sin este paso no hay nada más.

Paso dos: Identificar a los enemigos.

Los enemigos de la creatividad son dos fulanos internos que se llaman Rutina y Miedo.

¿Por qué la Rutina es un enemigo de la creatividad? Porque automatizamos tanto las cosas que las damos por sentado y así perdemos la capacidad de maravillarnos.

La rutina en sí no es mala. Por suerte no tenemos que gastar energía para cepillarnos los dientes, ya sabemos hacerlo y no queremos ni imaginar que tuviéramos que vivir cada cepillada como la primera.

Sin embargo, para recuperar la creatividad debemos entregarnos al menos puntualmente a un acto de ingenuidad voluntaria. Redescubrir el mundo.

¿Y qué pasa con el Miedo? El miedo (o la vergüenza, que es su hermana pequeña pero puñetera) bloquea la creatividad, pero no hay que negarlo porque entonces se hace más grande. Hay que trascenderlo, atraversarlo, jugar con él. El miedo a menudo se sirve de su sicario favorito para realizar el trabajo sucio: Mr. Control.

Paso 3: Activar el botón anti-control

Hay un libro que se llama “Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro” que ayuda a liberar la creatividad a personas apegadas a Mr. Control. Si somos controladores es fácil que nos bloqueemos porque nuestras expectativas son demasiado elevadas. En este libro, que no sólo se aplica al acto de dibujar sino que sirve para cualquier enfoque creativo e incluso vital, te recomiendan abordar la creación por fases. Pasar así por una fase en la que sólo interviene el hemisferio derecho del cerebro y luego revisarla con el izquierdo (el crítico, el racional) porque si dejamos paso al censor demasiado pronto ya la hemos liado.

Otra forma de hablar de lo mismo con diferente palabrería sería contemplar el proceso con una metodología iterativa en lugar de incremental.

Ponemos un ejemplo para que se entienda mejor: Si yo tengo que escribir un libro, puedo comenzar desarrollando la introducción, luego el capítulo uno… y así sucesivamente. Ésta es la forma tradicional de hacerlo y la que llamamos incremental. Haciéndolo así es muy fácil que me atasque en algún punto y me obsesione con sacarlo adelante, perdiendo más tiempo que si me doy la oportunidad de abordarlo en otro momento con una mente más fresca. Es más, si dejo que el conjunto vaya tomando cuerpo es probable que los detalles se vayan aclarando por sí solos. En esto consistiría desarrollar la idea de manera iterativa: comienzo por el lugar en el que me siento inspirado y lo voy dejando crecer como un árbol. Primero saco una versión 1.0 luego la reviso y voy añadiendo, quitando…. Hasta componer la versión 2.0 y así sucesivamente. Según este método, no necesitaré terminar el primer capítulo para pasar al segundo.

Paso 4: Hacerse preguntas

Si lo que hechas de menos es a la musa, que parece estar de vacaciones de forma  permanente, recuerda que la inspiración hay que invocarla.

¿Te acuerdas de todas las preguntas que te hacías cuando eras pequeño? Ha llegado el momento de jugar a tener 6 años. Rétate, mira a ver hasta qué punto puedes interrogarte sobre un tema cuya respuesta des por sentado. La creatividad tiene más que ver con las preguntas que con las respuestas. La creatividad es un ahá. Y para encontrar estos eurekas debe haber una pregunta previa. Una predisposición a maravillarse ante los enigmas de la vida. Después la innovación tiene que ver con asociar cosas que ya están, hacer conexiones, como hacen nuestras neuronas y en general, la naturaleza.

Y por favor pásatelo bien. Despreocúpate del resultado. Juega, mamarrachea.

Paso 5: Ponérnoslo fácil

Respeta tu tiempo. No te exijas estar brillante a final del día, descansa o aprovecha los momentos espesos para allanarte el camino en los momentos más fructíferos, por ejemplo recogiendo tu escritorio o buscando referentes inspiradores.

Y si ya conoces estos trucos y sigues cociéndote en tu propio Avecrem, date un respiro, a lo mejor estás aletargado y necesitas tomar fuerzas ¡Después de todo invierno vuelve la primavera!

 

Si tu organización quiere trabajar con nosotros para resolver alguno de estos problemas, puedes ponerte en contacto con nosotros en info@sehaidoyamama.com


Inscríbete en nuestro boletín. Noticias e inspiración para que no se te queme la tostada!

✌ ¡Hecho!
¡Muchas gracias!
🤯 ¡Ups! Algo falló

Graciela García

Co-Fundadora & Directora Creativa

Es doctora en Arte para la Integración Social por la UCM, licenciada en Bellas Artes y Terapeuta Gestalt. Apasionada del arte y la psicología, es especialista en Procesos Creativos en personas autodidactas. Realiza labores de investigación, crítica y comisariado creativo. Su blog El hombre jazmín es el principal referente español en el ámbito del Art Brut. Creativa y dinámica busca siempre la mejor solución para alinear estrategia, objetivos y creatividad.

in/gracielagarciamunoz/